¿En qué nos afecta la patente de Shadow of Mordor?

Por José Toro - Publicado febrero 8, 2021 10:15 pm


Sabes que han sido un par de meses lentos cuando la gran noticia es sobre papeleo legal. Aunque no es la primera ni la última vez que alguien intenta patentar exitosamente alguna mecánica de juego, el repudio de las masas es el mismo. Pero ¿Cuáles son las ramificaciones de que una mecánica o sistema sea patentada? Y más importante ¿Cómo nos afecta como consumidores?

Partiendo con la última pregunta, la respuesta es no nos afecta en nada… bueno casi nada. El como nos afecta que una mecánica sea patentada tiene que ver con que tan específica esta sea, si alguien intentara patentar, no sé, el género de plataforma, cualquier corte se reiría sobre sus papeles, escupiría en su cara y le pondría una multa. Pero si por otra parte es un sistema dentro de un juego que es específico a tal punto que no podrías simplemente llegar y copiarlo sin mirar al menos parte del original, las patentes suelen entregarse.

Es en estos casos en los que la mayor implicación para los jugadores es una falta de variedad… en teoría. En la práctica estos sistemas suelen ser tan específicos y complejos que es difícil que un estudio AAA quiera parar de hacer lo que siempre ha hecho para agregar una nueva mecánica obtusa que puede o no estar patentada.

Este es el caso del sistema Nemesis de Shadow of Mordor, el cual (creo) hasta la fecha ningún estudio ha implementado con el sistema de redes e IA que requiere , tanto así que los juegos llevan años afuera y recién ahora vemos que se aceptó la patente.

Este definitivamente no es el caso de The Medium, donde el estudio patentó el sistema de 2 mundos paralelos simultáneos mucho antes de la salida del juego. Esto, para “proteger” la idea innovadora existente en un estudio AA durante el tiempo de desarrollo. Este tipo de patentes son las más comunes.

Estamos llenos de patentes, el diseño del notebook Lenovo Legion en el que escribo tiene una patente, múltiples para ser sincero. El uso del procesador para su venta es el pago de una patente y la tarjeta de video es otra, etc. Lo mismo en las consolas, todo desde los chips hasta la forma de los gatillos del control están patentados, pero a nosotros no nos importa.

¿A quién le importa? A los distribuidores, constructores, diseñadores y, lo que nos convoca, desarrolladores de videojuegos.

¿Quiénes son más afectados por esto? los desarrolladores, particularmente indie, puesto que el desarrollo es un arte que muchas veces parte de la iteración que, en caso de haber una patente, no puede existir sin billetes de por medio y, usted querido lector y yo, sabemos que el desarrollo de videojuegos indie no es la profesión más lucrativa.

El siguiente video es un documental sobre la patente de Namco narrado por Danny O’Dwyer que por alguna razón solo se puede ver en youtube.

Uno de los casos más interesantes de esto fue una patente de Namco sobre minijuegos dentro de pantallas de carga el año 1995. Durante años esto significó virtualmente nada para los jugadores, a lo mejor alguien pensó que esas pantallas de carga de Dragon Ball Budokai 3, donde Vegeta hacía más lagartijas si destruías tu análogo, eran algo que debería existir en más juegos, pero en general a la mayoría de los jugadores no les importó.

A quienes si les importó fue a los desarrolladores. Cuando en 2015 la patente expiró recuerdo cerca de Diciembre de ese año y Enero del 2016 la publicación de una game jam para hacer sólo juegos de pantallas de carga, no juegos completos, sino juegos cuyo propósito era evitar “innecesarias pérdidas de tiempo por pantallas de carga”, como detallaba la expirada patente.

Es posible que alguno de esos desarrolladores hubiera sido iluminado por el rayo de la creatividad para crear un punto de partida en lo que sería uno de esos juegos revelación el año 2023 pero no lo sabemos aún y, si es que existen consecuencias a largo plazo para el público general sobre estas patentes restrictivas aún es muy pronto para saberlo.

Nos vemos en 20 años en la game jam del nemesis system (si es que no renuevan la patente).

¡Comenta algo por el amor de Gordon Freeman!