Donkey Kong Country 3 no es un mal juego, pero es decepcionante

Por José Toro - Publicado diciembre 16, 2020 10:30 am


Esta semana sale Donkey Kong Country 3 en Nintendo Switch y yo publiqué una nota con un desafortunado nombre, porque olvide decir que era el peor Donkey Kong COUNTRY en vez del peor Donkey Kong, fue un error mío y doy mis disculpas a quien se sintiera ofendido por ello, pero también hay que fijarse en el vocabulario, peor no significa malo.

También voy a volver a ser más estricto con mi vocabulario dando el beneficio de la duda, diciendo que no es el peor juego, pero sí el más decepcionante. Pero para poder explicar esto pasemos por la historia de Donkey Kong un momento.

Donkey Kong a primeras luces no pareciera que se tratara del Simio en sí, era sólo un personaje y una alusión a Brutus de Popeye luego de no poder obtener los derechos de la caricatura. Finalmente este re-skin terminó a favor de Nintendo con Donkey Kong sacando camionadas de monedas en ganancias.

Hoy en día el juego es sólido pero no alucinante, son 5 Niveles (o 4 dependiendo de la versión que jueguen), en los que tienen que rescatar a Pauline evitando lo que te tiren ya sean barriles, resortes o llamas. Es un concepto simple y los gráficos caricaturescos le dieron al juego una personalidad y fama que lo sigue hasta hoy.

Donkey Kong 2, o Donkey Kong JR dio una vuelta a las cosas, esta vez jugabas con el pequeño Donkey Kong JR, obviamente el hijo, en rescatar a tu padre de las garras del malvado Jumpman mientras te lanzaba, entre otras cosas, trampas para osos. Entretenido pero nada de otro mundo.

La adición de lianas en las que podías subir o bajar más rápidamente dependiendo de como te agarras le daba más control al usuario dentro del juego, haciendo que el aumento de dificultad no se notara tanto.

Donkey Kong 3 es… bueno mírenlo por ustedes mismos…

Es un juego extraño y con los peores efectos de sonido que han salido de una NES. No sabría decir si el juego es aburrido, malo, o simplemente un juego malentendido.

Todo esto llevó a que Nintendo se desinteresara del simio y empezara a buscar otros desarrolladores para darle nueva vida.

Lo que nos lleva a Country

Donkey Kong Country o Super Donkey Kong no sólo era visualmente atractivo con imágenes prerenderizadas que llevaban un “pseudo 3D” a tu SNES sino que su diseño de personajes tenía actitud. Esto se leerá estúpido pero ¿Recuerdan al tigre de Kellogs o al Mono de Costa? Esta época fue el apogeo de las mascotas y Donkey Kong y Diddy tenían esa personalidad “cool” que querían los niños y que era necesaria para atraer más jugadores.

No sé tampoco como lo hace RARE (en ese entonces Rareware) para refinar tanto el gameplay en sus juegos hasta hoy. Los controles son responsivos, el gameplay simple y cuenta con 2 personajes que entregan diferentes formas de jugar, animales que te ayudan en el camino y te hacen sentir más poderoso al montarlos.

Era de lo mejor que teníamos.

Hoy en día podría tener un par de quejas en cuanto a como funciona Donkey, puesto que además de ser más lento y poder con enemigos grandes, no tiene gran beneficio usarlo en el gameplay casual (101% es otra cosa). Pero aún así el ground pound donde golpeaba con sus manos el piso podía vencer enemigos. Y si bien algunos niveles necesitan una reacción demasiado precisa para terminarlos nunca llegaba al punto de ser injusto.

¿Cómo se mejora un juego así? Con Diddy Kong Quest.

Este juego era más y mejor de todo, más desafíos, más animales, mejores niveles, banda sonora, personalidad y personajes. Dejamos de lado la lentitud de Donkey Kong por Dixie, otro personaje lento pero con mejor control aéreo.

Los niveles tienen los mejores conceptos de niveles que la franquicia Country tiene para ofrecer, incluyendo los juegos actuales, con variantes como barcos piratas, una cueva llena de magma, un parque de diversiones, etc.

La personalidad de los personajes también mejoró, ahora al terminar un nivel los verías con una radio y tocando guitarra, supliendo la falta del titular Donkey Kong en el juego. Además que David Wise compuso una de las mejores bandas sonoras de la consola. Marca bien todas las cajas sobre diseño conceptual.

En gameplay no se queda atrás, ahora los bonus son desafíos en sí, los animales ahora entregan más herramientas para completar el nivel y existen niveles en los que te convertirás en el animal dan un vuelco interesante al juego.

Es dificil criticar este juego, pero si tuviera que poner mi dedo en algo es que el juego no es para todos, hay un punto a la mitad en la que es muy obvio que, ó aprendiste a jugar el juego ó vas a perder todas tus vidas. El crecimiento excesivo de dificultad le trajo un desafío a los veteranos y una razón de frustración a los nuevos jugadores.

¿Cómo Donkey Kong Country 3 mejoró todo esto? No lo hizo.

Es dificil superar un juego como DKC 2 y, sumado con la buena salud que tuvo la consola llegando a sus etapas finales en cuanto a plataformeros, la competencia era gigante. Tampoco soy tan crítico como parezco en el título de la otra nota. Entiendo que el juego fue hecho por un Equipo B mientras que los pesos pesados de RARE trabajaban en DK 64 y el interés en hacer juegos para una consola que se estaba muriendo no era tan importante como hacer un juego para una nueva generación.

Pero cuando jugué esto no sabía eso y lo que encontré en DKC3 fue decepcionante, me hubiera conformado con algo al nivel de DKC1, no tan refinado en sus partes individuales pero que en conjunto crean un juego agradable y desafiante. Pero DKC3 no llegó ni a eso.

Pero empezamos donde tengo que darle crédito al juego antes de que vuelvan a perseguirme con antorchas.

Es el que tiene la mejor presentación de nivel de los 3. Si bien la variedad de niveles no es tan rica como en el segundo título, gráficamente los mundos prerenderizados se ven hermosos, se nota como ya estaban cómodos con sus herramientas para crear mundos más detallados.

El uso de un mapa del mundo, que puedes ver pero no explorar inmediatamente, es un acierto que agrega un tono de misterio y expectativa al desbloquear mejoras a tu bote para seguir explorando. Conseguir 103% requiere de mayor exploración que hacen que lograr este porcentaje sea una medalla de la que presumir.

Los niveles de tiempo son por lejos los mejores diseñados, con múltiples caminos que premiarán a los que ya han controlado las mecánicas del juego con mejores formas de completar los niveles.

Los jefes ya no son tirarle el barril al animal grande. Son inventivos y divertidos en su mayoría (Excepto uno) que hacen del juego y sus personajes más memorables que otros títulos.

¿Qué más? Ah sí, Ellie es el mejor amigo animal (lo siento Squitter tu eres mi número 2), siendo su diseño adorable y sus mecánicas con su tropa y agua una variación bienvenida a las mecánicas.

Ahora vamos con lo que me molesta del juego, la inconsistencia.

Partamos por los personajes, nuevamente cambiamos el cast, esta vez con Dixie y su primo Kiddy Kong, un bebe gigante de quien tiene que hacer de niñera. A muchas personas no les gustó el concepto de jugar con un bebe en pijama y, aunque no fui uno de ellos, puedo entender cómo llegan a esta conclusión comparándolo con los demás personajes.

Mis problemas con el bebé es su aporte al juego, Kiddy es más similar a Donkey Kong pero con un ataque más veloz, puede destrozar pedazos del terreno si se le lanza, puede lanzar a su compañero más alto y puede rebotar por encima del agua.

Este último cuando funciona, es genial, puedes alcanzar nuevos lugares y secretos en los niveles y los puedes pasar muy rápido pero la mayoría de los niveles no tiene agua, lo que te deja con otro Kong lento para usar.

Así mismo los niveles están diseñados para ser más un puzzle en sí que un escenario que puedas pasar rápidamente y, si bien tienen conceptos interesantes parece que no curaron todas estas mecánicas nuevas y las tiraron todas a la parrilla para ver si funcionaban, lo que nos deja con niveles muy entretenidos y otros muy tediosos.

A esto se le suma el framerate, las mejoras visuales y nuevas mecánicas tuvieron su costo en la consola generando lentitud en la mayoría de los niveles.

El soundtrack es irregular. Sus mejores temas nunca llegan al nivel del DKC2 y el primer nivel, el que te da la bienvenida al juego, tiene uno de los peores temas.

Ahora que escribo esto me doy cuenta que tengo más cosas buenas que decir que malas ¿Eso significa que voy a volver a jugar DKC3? Dios mío no, por separado el juego tiene muy buenas ideas pero cuando juntas todo entre cada buena idea hay entre 2 a 5 niveles tediosos de gameplay que me dejan agotado. Sólo he conseguido 103% una vez y no quiero imaginar el esfuerzo que sería sacar 105%

Mi bronca con este juego es que mucho tiempo me sentía decepcionado. Decepcionado de que este fuera, durante muchos años, el último juego de la franquicia. Decepcionado de ver tantas buenas ideas ser sepultadas por las malas ideas de diseño.

Tal vez si RARE se hubiera enfocado en un juego a la vez nos hubieran entregado una digno final a la saga Country y una buena llegada al 3D en Nintendo 64 en vez de los productos que nos entregaron en su tiempo.

Voy a cambiar mis palabras, no es un juego decepcionante, es un juego desafortunado. Desafortunado de salir después de Diddy Kong Quest. Desafortunado de salir al final del ciclo de una consola cuando su compañía estaba más enfocado en nuevas tecnologías.

De todas maneras guarda un lugar agridulce en mi corazón, un cierre promedio a una de las mejores sagas de la SNES y posiblemente el mejor producto de una marca de Nintendo no hecho por Nintendo de la época (irónicamente este es el único de la serie que tengo en SNES).

Luego de ver los comentarios de las publicaciones en RRSS veo que hay muchos de ustedes que aman el juego y me gustaría saber sus razones de porque es su favorito o qué cualidades creen que yo deje afuera.

¡Comenta algo por el amor de Gordon Freeman!