A sus 35 años, cómo la NES revivió el mercado de las consolas en América

Por José Toro - Publicado octubre 19, 2020 7:00 pm


Han pasado 35 años de la salida en América de la Nintendo Entertainment System en lo que pareció ser un éxito rotundo y una gran jugada de la compañía japonesa para llenar el hueco vacío que dejó Atari pero la historia no fue tan simple. Nadie quería invertir en videojuegos y, con lo obtusos que son los japoneses para sus negocios se necesitaron muchas estrategias comerciales y de marketing para que las tiendas decidieran vender la consola y convencer a los usuarios de que los juegos sería de calidad.

Antes de partir hablando de Nintendo hay que hablar del elefante pixelado en la habitación, el derrumbe del mercado de consolas de la mano de Atari y el fiasco de E.T. La verdad es que culpar sólo a E.T. es no ver la escena completa, E.T. sólo fue la punta del iceberg, Atari tenía demasiados problemas de shovelware (similar al problema actual de Nintendo en Switch irónicamente) en el que los juegos eran de dudosa calidad, extraños, no se entendían y los precios estaban demasiado inflados.

Pacman es uno de los ejemplos más infames de la consola, tanto que hace parecer a E.T. una maravilla tecnológica y ese juego se hizo en un par de meses, que el juego no quemara tu consola ya era un milagro.

Obviamente no todos los juegos de la Atari eran terribles, muchos de los mejores ejemplos de la consola provenían de Howard S. Warshaw, el creador del infame E.T. El problema recaía en que Atari, al final del día, eran un montón de pseudo-rockstars que tenían un buen producto pero cero idea de negocios.

Dicho esto Atari no mató el mercado de los videojuegos, sólo el de consolas o “computadoras personales” en América. Las arcades seguían siendo una gran fuente de dinero, en Europa el negocio de las computadores personales generó un gran grupo de desarrolladores que ahora marcan la industria y Japón siempre ha sido su pequeño mundo.

Fue la Famicom, “Family Computer”, la que despertó el interés de los mandamases de Nintendo en esos años de expandir su negocio a occidente, pero se necesita más que una buena consola y buenos juegos para que los inversionistas quieran invertir en algo tan infame como las consolas caseras, nadie quería comprarlos y nadie quería venderlos, o eso parecía.

Es por esto que Nintendo pasó por muchas pruebas y nombres para su consola, presentandose en la CES de 1984 como la Advanced Video System, en donde captó el interés de Sam Borofsky, quien pasaría a ser el representante de ventas de Nintendo de América y uno de los jugadores más importantes a la hora de sacar a la venta esta consola.

Finalmente la consola disfrazada de sistema de entretenimiento terminaría con el nombre de Nintendo Entertaiment System, la NES, y vendría no sólo con el “sistema” sino que también con el zapper y con R.O.B. el robot.

Aún con todo este trabajo de marketing por detrás todos los estudios de mercado y reuniones con los ejecutivos apuntaban a que el sistema sería un fiasco total. No fue hasta el periodo de prueba que se le dio a la consola en New York el 18 de Octubre de 1986 que se dieron cuenta que era un éxito.

Los planes de hacer un lanzamiento progresivamente en los estados de USA se vieron comprometidos debido a que los retailers como Toys R Us querían hacer un lanzamiento nacional con una cuota de Nintendo sinceramente no tenía en el momento. El mercado de los videojuegos había vuelto de entre los muertos.

Esto generó un cambio masivo a nivel global, recodemos que, hasta la llegada de Microsoft y Xbox, el mercado de las consolas estaba dominado sólo por compañías japonesas.

Tampoco quiero hacer parecer que Nintendo es la mejor compañía haciendo negocios, una particular mala decisión con respecto a los proveedores de lectores de CD llevaría a que perdieran una gran tajada del mercado hasta el día de hoy. Pero de todas manera es interesante mirar el esfuerzo comercial para entrar en un mercado que a todas luces, estaba muerto.

La mayoría de la información recopilada en este artículo proviene de distintas entrevistas, el documental de E.T y el libro Console Wars.

¡Comenta algo por el amor de Gordon Freeman!