LagZero Analiza: Cuphead

Por     hace 2 semanas. Sin Comentarios

Cuphead es uno de esos juegos que no importa que tan mal te trate no puedes dejar de intentarlo una y otra vez hasta superar cada una de sus pruebas. Inspirado por los dibujos animados de los años 30 Cuphead es un estilizado juego de correr y disparar contra jefes que probara tus habilidades, pero te recompensara con unas excelentes animaciones y un estilo único.

El review fue realizado sobre la versión de PC (Steam), adquirida por nosotros porque nos gusta apoyar a los desarrolladores independientes, especialmente a aquellos que venden lo que prometen.

Esperamos que el review sea de su agrado y como siempre les dejo la transcripción del video por si no entienden algo o les desagrada como hablo, no se preocupen a mi también me desagrada la mayoría de las voces de los youtubers, pero como suelo decir es el mensaje lo que en realidad importa.

Desde la primera vez que se anunció, Cuphead llamo inmediatamente la atención por su estilo visual, que imita a los dibujos animados de los años 30 con bellas animaciones a mano y efectos que le dan la apariencia de una película gastada por el tiempo.

Cuphead es principalmente un juego de plataformas, pero su foco central es la pelea contra jefes, a pesar de que esta promocionado como un juego de correr y disparar la mayoría de las batallas se desarrolla en escenarios con poco movimiento.

La historia es bastante simple, Cuphead y Mugman Vivian tranquilamente con la vieja tetera, cuando este se quedó dormido ambos fueron a recorrer las afueras de inkwell entrando al casino, confiados por una racha ganadora aparece el demonio en persona ofreciéndoles una última apuesta donde si ganaban se llevaban todo, pero apostando sus almas.

Cuphead confiado lanza los dados, pero pierde la apuesta, rogando por piedad el diablo reconsidera el alma de ambos a cambio de los contratos de todos los deudores que están esparcidos por las islas.

Esta es la excusa de nuestros héroes para enfrentarse a los enemigos más variados y alocados que rodean cada isla de inkwell, pero antes de comenzar la vieja tetera nos otorga nuestra primera arma y podemos acceder a un sencillo tutorial que nos enseña lo básico.

Muchas veces lo que se ve en el fondo nos alerta de que un peligro se acerca, como el tranvía que esta a punto de pasar.

Entre las habilidades que Cuphead tiene además de disparar en ocho direcciones, se cuenta la de deslizarse rápidamente y una que le permite bloquear ciertos objetos que están siempre marcados de color rosa. Al bloquear un objeto ganamos de inmediato una barra de poder que nos permitirá usar un ataque especial, al llenar al máximo todas las barras podremos usar una super habilidad que se desbloquea más adelante.

Cada nivel se divide en tres tipos, el primero y más común es la pelea contra jefes a pie utilizando las habilidades adquiridas y algunas que desbloquearemos más adelante, la segunda es correr y disparar que sirven para obtener más monedas y comprar nuevas mejoras y la tercera es en el aire.

Al luchar en el aire las habilidades cambian completamente, en vez de deslizarnos ahora nos reducimos de tamaño y nos movemos el doble de rápido pero nuestro rango se reduce drásticamente en este estado, el ataque especial lanza una bomba y el ataque final nos transforma a nosotros en una bomba que hace mucho daño y nos da un segundo de invulnerabilidad.
Todos los niveles se pueden jugar en el orden que elijamos, estos se pueden ver en una vista aérea que sirve de mapa, donde además hay algunos pequeños secretos no muy difíciles de hallar.

Si algunas secciones te cuestan más que otras, lo mejor es guardar el super-ataque para esos momentos.

En lo que se refiere a jugabilidad, Cuphead tiene un control y respuesta excelentes, a pesar de la calidad de las animaciones, estas no retrasan nuestras acciones y cuando ciertas peleas se tornen frenéticas eso es bastante importante.

Si bien la dificultad es y puede parecer bastante elevada, es en realidad un ejercicio de memoria y coordinación, es muy probable que muramos un montón de veces, pero a diferencia de los juegos antiguos tenemos intentos ilimitados así que eso lo hace más sencillo.

Cada enemigo tiene generalmente los mismos ataques, así que si somos lo suficientemente hábiles podemos memorizar la secuencia rápidamente, a pesar de que existen enemigos que pueden tener distintos ataques sus patrones no cambian.

Otros factores que ayudan bastante son ciertas animaciones que se ven en el fondo que nos pueden alertar que se acerca algún peligro y el uso de los sonidos, por ejemplo, en esta pelea los movimientos del payaso pueden parecer bastante erráticos pero el pequeño sonido de bocina que hace antes de lanzase nos da la pista para esquivarlo.

Es por eso que, aunque sea solo un juego en dos dimensiones se utilizan todos los recursos para que el jugador preste atención a lo que ve y escucha y que en base a eso sea capaz de reaccionar rápidamente evitando cometer errores.

El chaser es completamente inútil en mapas como estos donde el disparo es atraído por otros enemigos, en este caso la carga viviente que trata de aplastarnos.

En la pantalla solo podemos ver nuestra cantidad de vida y la energía acumulada para nuestro super ataque, no existen otras barras entorpeciendo la vista, pero cada vez que fallamos una carta nos muestra cuanto avanzamos y cuanto nos quedó para derrotarlo, además de unas separaciones que indican cuando el jefe contra quien peleamos cambia de forma, así podemos saber cuántas transformaciones esperar antes de derrotarlo.

Los niveles de disparar y correr se sienten como agregados, estos tienen enemigos infinitos que vuelven a reaparecer, pero su misión es básicamente recoger monedas para comprar algunas mejoras. Es posible pasar algunos de estos niveles solo esquivando a los enemigos.
Existen varios tipos de mejoras que cambian nuestro disparo básico, algunas como el chaser que es un disparo guiado al enemigo más cercano, pero mucho más débil en cuanto a daño, nos hará las cosas más fáciles por lo menos en los primeros niveles ya que centramos nuestra atención en esquivar. Pero nuevos enemigos nos obligan a cambiar de estrategia y a experimentar con nuevos ataques.

También existen los talismanes que nos darán algunas mejoras pasivas, la mejor de todas es la bomba de humo que transforma el desplazamiento es una mini tele transportación, el problema es que es tan buen poder que difícilmente usaremos otra, ya que incluso nos permite pasar a través de ciertas embestidas si calculamos bien.

Cuando derrotas a un enemigo, se agrega el modo experto al modo simple y regular, por si encuentras que el juego es muy fácil.

Por último, están los super, estos solo se obtienen en los mausoleos y nos darán un poderoso ataque o invulnerabilidad por tiempo limitado cuando nuestra barra de poder este totalmente cargada.

A pesar de todo es posible, pero mucho más difícil, pasar todo el juego sin ocupar ninguna de estas mejoras solo utilizando el poder básico que a pesar de ser el más simple es el más balanceado para todas las situaciones.

En conclusión, Cuphead es un juego que tiene un estilo muy bien cuidado y que logra convencernos que en realidad estamos viendo un dibujo animado de los años treinta, y a pesar que su jugabilidad esta cimentada sobre la base de los juegos de plataformas agrega un estilo propio que lo separa de otros juegos similares.

Si bien se ha hablado mucho que su dificultad es muy elevada, muchas de estas declaraciones son exageradas por quienes no son capaces de aguantar la frustración, como todo videojuego plantea un desafío y si aún les atrae el estilo del juego lo mejor es que simplemente lo jueguen, podrían sorprenderse de sus propias habilidades y sentirán una mayor satisfacción al pasar cada nivel.

Comentarios y Opiniones

Nadie ha dicho nada... por ahora.

¡Comenta algo por el amor de Gordon Freeman!