LagZero Analiza: We Happy Few Game Preview

Por livercake - Publicado agosto 12, 2016 10:03 pm


Happy Few es un ‘survival roguelike procedural’ – o sea, cada vez que mueres, la ciudad de Wellington Wells (donde pasa todo – en algún lugar de Inglaterra en los años ’60) se vuelve a armar completa de nuevo. Otros callejones, otros personajes, otra experiencia de juego. Si suena un poco intimidante es porque lo es: cada vez que te empiezas a poner cómodo en la ciudad, algo pasa, y mueres. Recordemos que es una ciudad llena de gente paranoica…

Pero me estoy adelantando un poco. Según el lore:

“We Happy Few es la aventura de un divertido grupo de gente moderadamente terrible, que trata de escapar de una vida de alegre negación. Ambientada en una ciudad retrofuturista y adicta a las drogas en una Inglaterra alterna de 1960, tienes que mezclarte con los otros habitantes para sobrevivir, que tienen sus propias no-tan-normales reglas.”

O sea: estás en la mitad de una ciudad llena de gente psicótica. Los alemanes estuvieron hace poco en Inglaterra… pero nadie habla de eso. Nadie lo recuerda. Todo está bien en la ciudad, y para que siga estándolo, toda la población tiene que regularmente tomarse una dosis de ‘Joy’, una pastillita milagrosa que hace que esté ‘todo bien’. Aún cuando pasan cosas cuáticas todo el tiempo. ‘Tómate una pastillita… todo estará bien!’

wehappyfew_01

Es todo super trippy y groovy

La historia no está en el Game Preview que pude jugar en xbone – sólo el tutorial, que depende mucho de secuencias pre-scripted (y da la impresión que la quest principal ‘historia’ será así… pensemos en Half-Life 2) en el que básicamente, estás un día haciendo tu pega normal, y te acuerdas de algo, decides dejar de tomar Joy… y lentamente el mundo a tu alrededor empieza a mostrarse como es: policías brutales, gente muy atrapada en sus inútiles rutinas diarias, personas perdidas por todos lados, y una terrible falta de comida, agua, y primeros auxilios.

A partir de eso empiezas a explorar la ciudad, caminar ‘haciéndote el piola’, investigar objetos, recolectar y craftear… un survival como lo esperarías, y brutalmente difícil: aquí no se trata de matar zombies o animalitos – la ciudad está viva, y loca. Si estás en el momento equivocado en el lugar incorrecto, BAM, drama. Y te mueres. Y todo se acabó para tu personaje.

Es súper difícil… más que en el combate, o en el survival; en su monotonía: tienes que ser un ciudadano modelo para pasar piola. Y eso no es tan emocionante. Aún así, están todos locos, entonces tendrás opciones de diálogo y complicados hilos de consecuencias con los que lidiar… además de el raro-y-aún-no-terminado sistema de inventario y regentes, en Wellington Wells tienes que estar pensando todo el tiempo en los dos o tres siguientes pasos que harás, porque si algo te toma por sorpresa, eres como Snake en la mitad de Shadow Moses, y todos están drogados y listos para pelear todo el tiempo. Hasta la señora gordita que está tirada en la banca, si la haces enojar, te puede bajar de seis o siete combos cuando estás en nivel uno.

El inventario es una mierda

El inventario es una mierda

La ambientación y la dirección de arte están muy bien, la ciudad se siente como una versión psicodélica del Brazil de Terry Gilliam, la ropa estrambótica, patas de elefante… pero en una civilización arruinada. No se puede entender mucho aún de qué es exactamente lo que está pasando (además que no he llegado muy lejos… en varios intentos), pero la ambientación (y la propuesta en general) es, a lo menos interesante, ¿Quién chucha es Uncle Jack, el mimo que manda todo?

En serio, ¿Un mimo?

Aún le falta, pero se siente como algo fresco: política, retrofuturismo, inglaterra psicodélica sesentera, survival, roguelike, muy difícil… y en unreal engine. Si logran hacer más interesante el combate y el crafting, y lograrla con la historia que están preparando, me veo metiéndome más en la película. Por ahora, me entretengo mirando y revoloteando por el sandbox: casas llenas de gente loca diciendo estupideces, policía brutal, items, trajes de tweed, drogas, peleas a combos, diálogos. Es un buen comienzo.

Harry Buttle? Es usted Harry Buttle?

Harry Buttle? Es usted Harry Buttle?

Also, chistoso: Con todo lo England que es todo en este juego… Compulsion Games es canadiense. Este juego fue desarrollado ayudado por capital del Montreal Digital Arts Fund. Así que, lógicamente, en la distopia de We Happy Few… Canadá es el paraíso, y todos quieren vivir en ese ‘legendario lugar de ensueño y libertad’. Amorosos.

Juégalo si te gusta perderte en una ciudad haciendo sidequests, y no te importa que tenga permamuerte. Es súper difícil. O si tienes una atracción especial por anything England: Beatles, double-deckers, pubs, pints… psicodelia y eso. Quizá vale la pena jugarlo sólo por el look & feel.

No lo juegues si te aburre manejar inventarios gigantes tipo Fallout, o si te frustrará no tener un arma de fuego por las primeras … muchas horas de juego.

¡Comenta algo por el amor de Gordon Freeman!

A %d blogueros les gusta esto: